17.11.06

LOS QUE MENOS, MAS

Se habla del cambio climático. Y nos dicen que quienes menos contaminan, es decir, quienes menos lo cambian, los africanos, son los más afectados por la contaminación y por el cambio: sequía y hambre. Menos es más, como en el arte.
Esto me recuerda, sin que venga a cuento, aunque ya saben que todo está relacionado de una u otra manera, que durante la transición española, con la UCD, el PSOE y la azacaneada colaboración del PCE (los más primos de todos, pues fueron a los que menos les pagaron)se consiguió que todos los desastres económicos del último franquismo (corrupciones incluidas) los pagasen los curritos, como siempre, claro. Más paro, más congelación salarial, mayores ritmos de trabajo (la cosa esa de la productividad, lo primero en que nos europeizamos), desarticulación del mercado laboral con la lquidación del empleo fijo, etc, etc.
Gracias a eso, los millonarios del franquismo se hiciern más millonarios y, claro, dejaron de ser franquistas (eso nos dijeron el PSOE-PCE). Los curritos, a cambio, fueron un poco más primos. Eso sí,pudieron manifestarse libremente por la calle con apenas unas docenas de muertos (daños colaterales se diría hoy) a tiros de la policía, la guardia civil y los servicios para-policiales del estado. Nada personal, sólo para que no se pasasen, a modo de advertencia: democracia sí pero dentro de un orden, el monárquico. Todos ellos (los cuerpos de represión citados), incluidas las balas, a cargo de los presupuestos de ese mismo Estado que pagaban esos mismos muertos. Cuando un policía o un guardia civil aporrea o mata a un protestón, debería agradecerle el hecho de que come gracias a tal protestón. No es de extrñar que alguno se canse de pagar a sus propios asesinos y...
Y volviendo a lo nuestro. Ahora, los africanos van de culo. No contaminan: muy pocos de ellos tienen coche o calefacción o frigorífico o aire acondicionado o incluso fábricas o teléfonos móviles... Sin embargo, les arrasa la contaminación de los ricos y les está matando mediante ese curioso fenómeno del "cambio climático", una manera eufemística y suave de llamar a la explotación inmisericorde de los pueblos. La contaminación mata, sobre todo a los pobres, incluso aunque no contaminen. La mierda de los ricos, resulta evidente, es más abundante, huele peor y se la dan a los pobres por el truco, entre otros, del "cambio climático".
Por cierto, que de cada dólar que baja del Norte al Sur, incluida la ropa interior de los solidarios de las ONGs, suben del Sur al Norte, 2,8.
No hace falta que nadie les ayude; basta con dejar de robarles, queridos niños. Y eso se consigue, no yendo a África a hacerse la foto de turista "solidario", sino peleando en los países donde viven y disfrutan los ladrones, el nuestro por ejemplo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me suena mucho, muchísimo, 'Libertad Siete'. Hay una calle en Madrid que se llama así. Supongo que tendrá un número siete.

Anónimo dijo...

Sí, amigo, y en ese número 7, tenía su redacción la revista, en la que yo colaboré, por cierto, y de la que toma el nombre éste blog. Pero supongo que eso ya lo sabías, ¿no?

Anónimo dijo...

No, pero me lo he imaginado. Y por lo que se ve he acertado.

 
inicio