13.11.07

Una de cal y otra de arena


Esta imagen del ciudadano Borbón, para más señas Rey de España, están dando la vuelta al mundo como ejemplo del derecho a la expresión, defensa de un presidente democrático, Aznar, frente a los insultos de un pseudo dictador que se precia de no ser imperialista ni fascista, pero que va insultando a quien no piensa como él. Bien por el rey, por una vez. Sin duda le ha dado puntos, aunque a mi sigue sin convencerme la monarquía. Era su papel, desde luego y lo ha hecho bien. No cabe duda. La persona, que no la institución, ha ganado mucho. La institución, pues bueno, sigue siendo algo anacrónico e impuesto, sin posibilidad de ser elegida, con unos derechos de sangre y herencias que no llevan a nada bueno. Pero las palabras del Rey, pues no están mal. Sin embargo esos derechos le impiden quejarse de que se juzgue a los autores de esto


Que una institución permita que se juzgue en su nombre a dos dibujantes por esta caricatura demuestra, una vez más, que es algo anacrónico y con unos derechos que vaya usted a saber de dónde vienen y que chocan con los fundamentales principios democráticos. ¿Quiénes son estos señores en democracia, que tienen la condición de invulnerables? Que yo sepa, y soy muy lego en derecho, en democracia todos somos iguales ante la justicia...sin embargo nos llegan contra que esto es una atentado contra la intimidad o la decencia...contra la monarquía en sí. Porque resulta que nuestra Constitución recoge que la persona del rey es invulnerable. Eso, señores, es un resto de la monarquía absoluta. Porque en Democracia nadie, absolutamente nadie, es invulnerable. Sin embargo la corona calla y el que calla otorga. Deberían salir al ruedo, una vez más y decir "esto era una broma que no nos molesta etc" La señora de Borbón, de soltera Letizia Ortiz debería estar más sensibilizada ya que aunque ahora lleve corona de princesa no hace tanto que ella era periodista, no es lo mismo que dibujante, desde luego, pero puede ser censurado, y ella lo sabe. Pero se ha olvidado de su pasado y calla. Todos callan ante un atropello a la libertad de expresión más sencilla. Porque todos estamos de acuerdo en que no todo se debe o se puede decir siempre o en todo lugar...pero de ahí a sacar del baúl uno de los principios más rancios de nuestra constitución, clama al cielo. Pero así sea.
Me pregunto ¿de qué sirve lo primero si se permite lo segundo? De repente sale el Rey a defender al señor Aznar y, mientras, se permite que en su nombre o en de la institución que representa se juzgue a dos personas por ofensas a la corona...no es muy lógico y, desde luego, no es muy democrático. Por una part defiende la democracia y por otra permite que sus principios sean derogados en función de no sé que derechos de sangre, anacrónicos e inútiles...
Quizá algún día recobremos la cordura, eliminemos algo tan anacrónico como la monarquía y todos seamos, de verdad, iguales ante la ley. De momento hoy se juzga a los señores que hicieron ese dibujo...qué lástima

No hay comentarios:

 
inicio