1.12.07

BABEL

¿Es que un judío no tiene ojos?¿Es que un judío no tiene manos, órganos, proporciones, sentidos, afectos, pasiones? ¿Es que no está nutrido de los mismos alimentos, herido por las mismas armas, sujeto a las mismas enfermedades, curado por los mismos medios, calentado y enfriado por el mismo verano y por el mismo invierno que un cristiano? Si nos pincháis, ¿no sangramos? Si nos cosquilleáis ¿no nos reímos? Si nos envenenáis, ¿no nos morimos? Y si nos ultrajáis, ¿no nos vengaremos? Si nos parecemos en todo lo demás, nos parecemos también en eso.

El Mercader de Venecia, Acto III, Escena 1ª

Estas palabras que Shakespeare puso en boca de su personaje Shylock, el judío de "El mercader de Venecia" describen a la perfección la esencia de esta magnífica película titulada "BABEL"...El que la haya visto sacará la misma conclusión... ¿Acaso no compartimos todos la misma naturaleza humana? ¿Acaso no sufrimos de igual manera y tenemos los mismos miedos, anhelos, esperanzas...? Hermosa reflexión en un mundo globalizado donde las diferencias nos asustan y el dinero nos aleja los unos de los otros.

Recomiendo este film , pues está lleno de valores e invita a la reflexión. Una joya, teniendo en cuenta la inercia de estos tiempos. Por este alto contenido en temas y principios morales, por su capacidad de poder llegar a todos y hacernos reflexionar, es recomendable para tod@s. Id a verla.

No hay comentarios:

 
inicio