24.2.08

No seas poeta, se reparador de televisores

Recuerdo que cuando era pequeño, si acertaba a pillar alguna conversación entre mayores, la palabra que más oía era "liberal". Que si fulanito y ciclanita mantenían una relación muy liberal, que si menganito siempre ha sido un liberal, que no se puede ser tan liberal en esta vida... Terminé por pensar que un liberal es una persona despreocupada, alguien que vivía la vida sin ataduras ni responsabilidades. Claro que eso me duró poco. No tardé demasiado en estudiar historia - aunque ya tenía mis sospechas viendo "Érase una vez el hombre"-; la Revolución Francesa, la guerra de Independencia Norteamericana. De repente, en mi joven cabeza, un liberal pasó de ser un despreocupado a ser alguien comprometido, un luchador. Y lo cierto es que lo fueron. Todos los europeos y los estadounidenses le debemos mucho a estos simples principios: Libertad, igualdad y solidaridad. Y negarlo sería bastante estúpido. Imagino que habrá quien diga que como principios no son un gran legado, pero lo dirá porque sus neuronas adolecen de una severa falta de riego.

Escucha música mientras lees, me lo agradecerás



Ayer, Don Manuel Rivas publicó un artículo en El País titulado "La Pulga". Coincido con él, o él coincide conmigo - me voy a permitir el relajo de aseverar que yo lo dije antes, aunque él lo dice mejor, estaría bueno-, digo que coincidimos en que el calificativo de liberal está muriendo en nuestro país por apropiación indebida. No es el caso de Estados Unidos, en donde el candidato de la derecha, el neo ultra conservador McCain huye del término como de la peste. En este país nuetro de Dali tenemos una derecha que se define a si misma como "liberal"... de corte conservador - a ver cómo se come eso-. Lo peor de todo es que me consta que, entre tanto neocón, teocón y ultra, hay liberales que, embutidos, remolones y cabizbajos, saben que es tan incompatible ser liberal y no ser progresista, como ser de izquierdas y nacionalista.

No hace mucho, en otro artículo que publiqué, hablaba de mi tío Rafael y su amigo Juan. Los dos son liberales, per de los de verdad. En medio de una pequeña fiesta familiar, y ante unas copas de vino, hablamos de derechos (Libertad), de la extensión de esos derechos a todos los ciudadanos (Igualdad), y de los más desfavorecidos (Solidaridad). Por más vueltas que le doy, no dejo de pensar si, de verdad, se ven representados por esta derecha que no ha tocado en suertes. Si de verdad esta derecha que aboga por restringir derechos, que se identifica en manifestaciones con banderas del buitre, el yugo y las flechitas, que no ha sido capaz de aportar absolutamente nada en doce años al progreso real de nuestro país, les representa. Bajo mi punto de vista, no. Es más, me parece insultante que haya dirigentes de esta derecha penosa que se quieran arrogar esa representatividad.

Todos sabemos, también los liberales, los de verdad, que los lodos que hoy recogemos en cuanto a educación, el esperpento sanitario en comunidades Autónomas muy determinadas, la no aplicación interesada de la ley de la dependencia, que incide directamente en los más desfavorecidos, es responsabilidad directa de esta derecha penosa que juega con el futuro de nuestros hijos y nietos - las cifras están ahí, y no hay dios que las cambie, aunque el señor Pizarro se empeñe en intentar maquillarlas-. La cuestión es, ¿Cuando oyen hablar a Zaplana, a Acebes, a Agüirre, a Rajoy, no les da un vuelco el estómago al recordar esos principios de libertad, igualdad y solidaridad? Sé que a muchos de ustedes sí. También sé que piensan que no tienen otra opción que esta derecha... pero me viene a la cabeza lo que le dijo aquel viejo profesor que escribía poemas a una alumna que aspiraba a ser poeta: "Hoy día la gente no lee poesía, ve la televisión. No escriba poemas, hágase técnico de televisores". No dejo de pensar que no es incompatible que un técnico de televisión escriba poemas y, además, lo haga bien.

No sé si me explico...

Tele MACO

Un artículo, un vídeo


Este vídeo dura 46 minutos (procuren no vomitar sobre el teclado)


Nota Personal

Este vídeo que os pongo ahora reproduce algo que ocurrió en Canarias no hace ni dos semanas en un mitin que dio Zaplana. Y demuestra que espera en este país a aquellos que critican a la derecha si llegaran a ganar las elecciones... incluso si son de la misma cuerda que ellos o tengan la edad que tengan. La situación en Canarias es más sangrante que en otras partes. Es posible que por la lejanía, porque los nacionalistas se ven obligados a pactar con la derecha para poder gobernar, o porque, de buenas a primeras, la derecha se ha visto reducida por su mala gestión. Esperemos que los canarios sepan hacérselo pagar en las urnas.



Suena de fondo "Once upon a time", de Air.

Buenas noches, y buena suerte...

Ôo-~

No hay comentarios:

 
inicio