7.3.08

Isaías Carrasco

Normalmente dejo pasar un par de días antes de escribir este tipo de artículos. Lo hago porque pienso que se hace difícil tener cierta perspectiva, mantener las ideas claras, cuando de lo único que tienes ganas es de cagarte en la madre - a ver que culpa tendrán las pobres- de unos cabrones, asesinos de mierda, que lo único que quieren es imponer a los más los deseos de los menos, a punta de pistola, poniendo bombas, secuestrando y extorsionando a su pueblo, ese del que dicen haberse eregido en defensores. Estos nazis, porque no hay que echarle mucha imaginación para comparar formas, han demostrado, una vez más, que es lo que quieren para ese pueblo. Han demostrado hasta que punto es necesario, de una vez por todas, que los vascos, sobre todo los vascos, les paren los pies en los bares, en las fábricas, en los barrios, en la calle, en cualquier rincón de Euskadi en el que estos asesinos intenten imponerse por la fuerza de las armas o la amenaza de las mismas.

Isaías Carrasco era vasco, ex concejal del PSE en la localidad de Mondragón y afialiado a UGT. Vivía en una barriada obrera y ahora trabajaba de cobrador de peajes. Él es, no era, no, es el ejemplo heróico, la muestra de esos héroes anónimos que, día a día, ponen su vida en peligro por defender la Democracia desde las instituciones vascas, sean del partido político que sean. Lo hacen sabiendo que, aunque dejen sus funciones como concejales, no por ello van a dejar de estar amenazados, vilipendiados y asesinados por esa rémora mínima que sobra en el país vasco, que sobra en cualquier Democracia... basura que es capaz de asesinar a una persona por pensar de forma diferente delante de su mujer y su hija. No hay Democracia que pague su trabajo, ni reconocimiento suficiente a su entrega.

Siempre lo digo, lo he dicho al principio de este artículo, y quiero volver a decirlo. Los vascos han de parar a estos hideputa, en los bares, en las fábricas, en los barrios, en las calles de Euskadi. Ahora, más que nunca, ante el llamamiento a la abstención hecho por estos desechos de ser humano, es necesario que los vascos voten, que se acerquen a las urnas el 9M para decirles a las claras que la Democracia está por encima de cualquier cosa que hagan, que la Democracia y los demócratas, en toda España, pero sobre todo en Euskadi, no van a amilanarse por culpa de los violentos, que aquellos que piensan que en Democracia pueden imponer cualquier cosa por la fuerza de las armas no representan, ni representarán a nadie, y menos que a nadie a los vascos. Es necesario que lo hagan de la forma que mejor se puede hacer, votando, de forma masiva, en Euskadi y en toda España. Porque se lo debemos a ellos, a los que se juegan la vida por defender la Democracia desde su trabajo en las instituciones de este país, y en especial en Euskadi.

No quiero terminar este artículo, no pienso terminar este artículo sin acordarme de todos aquellos que, a lo largo de estos cuatro años han utilizado el terrorismo y a las víctimas del terrorismo en beneficio político propio, coreados por aquellos que con la más absoluta demagogia y la más deleznable de las formas de desinformación han intentado enfrentar a los demócratas ante un tema de Estado en el que la unidad es tan necesaria para acabar con la lacra del terrorismo. Todos sabemos quienes han sido. Es triste que tenga que morir asesinada una persona para taparle la boca a tanto Jiménez LoSantos, Isabel San Sebastián, Cesar Vidal, Pedro J. Ramírez, Astarloa, Acebes, Agüirre, Rajoy... me gustaría mucho ver como le dicen en la cara a la viuda y la huérfana de Isaías Carrasco que ese marido, que ese padre, que ese trabajador, que ese socialista, representaba la traición al Estado de Derecho, los acuerdos con los terroristas, la ruptura del concenso democrático, que tanto han cacareado. Me gustaría verlo.

No puedo dejar de pensar en que estarán pasando los familiares, los amigos y compañeros de Isaías. Y tampoco sé muy bien que decirles, aparte de que lo siento muchísimo, que sepan que en este país todos los demócratas estamos con vosotros, que sepáis que no estáis solos en el dolor, que estamos con vosotros... de corazón.

Tele MACO

Un artículo, un vídeo



NI UNA SOLA ABSTENCION. EL DOMINGO TODOS A VOTAR. ¡ETA NO!
ABSTENTZIO BATERIK EZ. DENOK BOZKATZERA. E.T.A EUSKAL HERRITIK AT!
NI UNA SOLA ABSTENCIÓ. EL DIUMENGE TOTS A VOTAR. ETA NO!
NIN UNHA SOA ABSTENCIÓN. O DOMINGO TODOS A VOTAR. ¡ETA NON!

Suena de fondo RNE.

Buenas noches, y buena suerte...

Ôo-~

2 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Hoy, todos los demócratas somos un poco Isaías.

Anónimo dijo...

El señor Isaias, que seguro era una buena persona y que desde luego no merecíamoriri, ocupó, además el cargo de concejal en el ayuntamiento que robó a los representantes de Batasuna a quienes se impidió presentarse mediante la ley de partidos.

No apruebo las prácticas de ETA, pero tampoco a quienes no cuentan toda la verdad. ETA no actuó contra un concejal retirado, sino contra quien en la anterior legislatura había usurpado consciente y militantemente la representación legitima de un pueblo.

Quizá si eso lo hubiese hecho en Palestina, Kurdistan o Tibet, hubiese sido un grandísimo Hijo de Puta, pero al hacerlo en el País Vasco era un gran democrata.

Quitemonos todos las vendas de los ojos y colaboremos más a solucionar esto, y menos a hacer discursos gradilocuentes contra el terrorismo.

 
inicio