19.11.09

Polvo o paja. La sexualidad de curas y Sección Femenina


Solían anunciar no hace muchos años que los efectos secundarios de la práctica del onanismo, eran terroríficos, con independencia del infierno eterno, uno podía llenarse de granos delatadores, quedarse ciego, y como consecuencia del desgaste de las neuronas volverse tonto. Estos días el eco de ese tiempo resuena de la mano de la caverna mediática con la critica de sus guardianes espirituales, afligidos por el anuncio de una campaña financiada por la Junta de Extremadura titulada “El placer está en tus manos”. Un curso de educación sexual para jóvenes, calificado por Alfonso Ussía, en su artículo publicado en La Razón el viernes 13 de noviembre como “además de un despilfarro una cursileria cerdita”, o “fomento de las pajitas femeninas”.

Está claro que la concepción del escritor sobre la sexual de la mujer está más identificada con la propuesta de la Sección Femenina: "Si tu marido te pide prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes". "Si él siente la necesidad de dormir, no le presiones o estimules la intimidad". "Si sugiere la unión, accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que haya podido experimentar”.

Por otra parte, aparece en escena el obispo auxiliar de Madrid y secretario de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino portavoz del Episcopado español, antiguo profesor de Teología Dogmática de la Universidad de Comillas, conocedor sin lugar a dudas, del hábito de sus colegas de realizar prácticas de tocamientos, pero no “de amor propio”, sino las realizadas habitualmente en sus internados a menores.

Este jesuita adoctrinador de dogmas y alérgico a la educación sexual, suele aparecer en publico de vez en cuando, para con esa vocecita aflautada que caracteriza, asustar con dichos propios de tonto de pueblo, lo que en su caso podría ser, consecuencias del desgaste de las neuronas, anunciado desde las aulas de teología dogmática, tan preocupadas por compartir palio y mantel con el referente moral y espiritual representado por los señores de la santa cruzada.

En su última aparición, fomentando el miedo mediante la técnica de manipulación, tan hábilmente aplicada desde los púlpitos, consistente en generar una perturbación angustiosa del animo por un riesgo real o imaginario, el portavoz amenaza: “todos los católicos que apoyen, voten o promuevan” la reforma de la Ley del Aborto “están en pecado mortal público y no pueden ser admitidos a la sagrada comunión”.“Quien contribuya a ello está en la herejía y queda excomulgado”. Y para que a nadie le quedase la más mínima duda, apostilló: “Y esto vale para todos los católicos, estén en el partido que estén y por encima de lo que les diga su partido”.

Servidor que fue bautizado pocos días después de su nacimiento, recuerda que sus padres desde Madrid, solicitaban con frecuencia la partida de bautismo al párroco del pueblo, ya que entonces, esta era requerida para cualquier acto de la vida civil. Un viejo amigo, tan serio y formal, suele contar como en una ocasión, el responsable de unos servicios públicos, muy utilizados en los años 50, desautorizaría su uso, al no poder justificar su condición de católico practicante, mostrando su partida bautismal. Ante tal contrariedad, con las molestias propias de la necesidad y la inconsciencia de una merluza de ensueño, entro en una parroquia próxima y ni corto ni perezoso procedió a rellenar la pila bautismal con una micción tan plácida como reparadora. Agua bendita, decía, ideal para hacer una queimada reparadora de forma que como dice el conjuro “cuando este brebaje baje por nuestras gargantas, quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento”.

La diferencia de una persona de bien, defensor de la vida y la democracia a ese tipo de muñecos a los que pone voz y camino el profesor de Teología Dogmática, la definía muy bien Voltaire al afirmar: ”Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo”.

El Pinto desde aquí, pone a disposición de quien proceda su condición de bautizado y espera humildemente el documento que acredite su situación de excomulgado.

No se trata solo de vivir, sino de sobrevivir y además con libertad y dignidad. Deseo que el paleto quiere compartir con las mujeres a las que elementos integristas quieren vedar su derecho a decidir.
Os espero en:

1 comentario:

Gatopardo dijo...

Querido mío: un cantante que parece una oveja desgañitada sale balando cuando abro tu blog, y me está impidiendo leer con sosiego lo que escribes.

Si me das su dirección y la de el que le compone las canciones, les puedo enviar un matón para que les rompa las piernas.

De nada. Ya sabes que me gusta ser útil.

Salud y acción

 
inicio