29.6.11

DE MIS IMPUESTOS, AL PAPA CERO

NOTA DE PRENSA

Extremadura laica-Cáceres laica manifiesta su rechazo a la transferencia de fondos públicos que, por valor de 480.000 euros, efectuaran las instituciones extremeñas para el arreglo del santuario de la montaña de Cáceres.
Consideramos que por un lado la situación económica que atravesamos exige una exhaustiva selección de las inversiones públicas en aquellos recursos que alivien las necesidades de los ciudadanos, muchos de los cuales ni tienen para arreglar sus casa, ni casa que arreglar, ni un euro con que pagar la casa, los arreglos, el recibo del agua, y hasta el pan de cada día.
Por otro lado nos parece incomprensible que el Ayuntamiento de Cáceres, empeñado hasta las cejas se comprometa a regalar 90.000 euros de nuestro bolsillo para que se beneficien los dueños de un patrimonio ajeno, mientras dicha propiedad no sea pública.
Entendemos que asumir dicho gasto no es responsabilidad del Gobierno regional, ni del Ayuntamiento, ni de las dos Diputaciones, que junto a Caja Badajoz y Caja Extremadura tienen previsto aportar los 448.000 euros de la obra, con dinero de todos.
Nos da igual que si el Papa de Roma, o el obispado, quieren realizar arreglos recurran a la ingente riqueza de la iglesia o a la generosidad de los muchos fieles que participan en el culto a la imagen venerada en dicho santuario pero nos indignamos de que las autoridades civiles nos arrastren nuevamente a hacia un Estado inconstitucionalmente confesional.

26.6.11

Presentación: "Laguardia negra"

Acaba de aparecer el segundo tìtulo de la nueva colección Garaje Negro: "Laguardia Negra", de Manuel Blanco Chivite.

Se presentará en Madrid el próximo día 6 de julio, miércoles, en la Taberna El Alambique, calle Fúcar 7, a las 20 h. Metro: Atocha o Antón Martín.

Más información: www.nodo50.org/edicioneselgaraje

http://www.facebook.com/event.php?eid=225144564184268

20.6.11

El libro LAGUARDIA NEGRA de la colección GARAJE NEGRO.

El libro LAGUARDIA NEGRA de la colección GARAJE NEGRO.
Autor: Manuel Blanco Chivite.
ISBN: 978-84-938214-5-6
208 páginas. P. V. P. 14 euros


Laguardia, una hermosa villa de la Rioja Alavesa, es sin duda uno de los lugares más tranquilos donde pasar unos días de vacaciones disfrutando de sus paisajes, de su urbanismo medieval, sus murallas, sus iglesias y, desde luego, sus magníficas bodegas, sus excelentes vinos y su no menos excepcional gastronomía.

En tan pacífico lugar vienen a encontrarse dos hombres obsesionados, buscando cada uno su propia venganza. Uno actúa, el otro pretende ser el cronista de los hechos en los que él mismo se involucra. Pero las cosas se perfilarán muy pronto como mucho más complicadas y retorcidas de lo que cabría esperar.

Laguardia se convierte así, bajo la fría lluvia y la niebla de un mes de enero de 1995, en un pueblo de sorprendentes tintes siniestros: Laguardia negra.

15.6.11

“UN PAQUETE PARA EL MÁNAGER. Relatos negros de boxeo”.

El próximo jueves, 16 de Junio, a las 20 h. presentación en la Librería Centro de Arte Moderno
C/. Galileo, 52 Madrid


El Garaje Ediciones S. L. actualizo hoy su pagina web para ganar en claridad: http://www.nodo50.org/edicioneselgaraje/index.html


6.6.11

Presentación nuevo libro El Garaje Ediciones.

Arturo Seeber Bonorino es autor del libro "UN PAQUETE PARA EL MÁNAGER. RELATOS NEGROS DE BOXEO",  esta es una entrevista con el... leer más.
Presentación del libro 
Día: 7 de junio, martes.
Hora 19,30 h.
Lugar: Taberna El Alambique, calle Fúcar 7. Metro Atocha o Antón Martín.
Evento en Facebook.

15-m: Hartos de estafas y de impunidad

Juan Torres López y Carlos Martínez*
mientrastanto.e Nº 92 de Junio de 2011
La inmensa mayoría de los políticos, periodistas y tertulianos no han querido oír en los últimos tiempos a los jóvenes con tasas de paro del 45%; ni a las miles de personas que reclamaban al Banco de España y los tribunales que los defiendan de las estafas de los bancos en forma de contratos de swaps, clips y demás engaños; ni a los cientos de miles de familias que han perdido la vivienda; ni a las decenas de miles de pequeños y medianos empresarios que cierran sus empresas porque no reciben ni un euro de bancos que usan las ayudas públicas para seguir especulando; ni a los padres y madres de familia que tienen cada vez más dificultades para llegar a fin de mes mientras los beneficios de las grandes empresas y bancos se disparan; ni a quienes decíamos que las medidas que se estaban tomando no eran para resolver la crisis, sino para que quienes la habían provocado salieran de ella con más poder y más beneficios; ni a quienes empezaban a sentirse indignados porque, para crear empleo, el gobierno llamara a la Moncloa a los grandes directivos de las empresas y bancos que más puestos de trabajo han destruido en los últimos años.

Han estado haciendo oídos sordos a todo esto. Nunca hablan de que los bancos matan de hambre a la gente ni explican cómo les engañan y quitan sus viviendas. Y ahora que la gente reacciona y sale a la calle harta de todo eso, quieren ser ellos los grandes intérpretes de lo que está pasando. Pero se van a equivocar de nuevo.

Lo que está ocurriendo y lo que va a ocurrir en nuestras calles es bastante más sencillo de lo que parece. La gente ve, la gente lee y la gente entiende mucho más de lo que le ofrecen los medios propiedad de los bancos y de las grandes empresas que sólo programan bazofia para que la mayoría de la gente ni vea, ni piense, ni sepa nada inconveniente para ellos. Cada vez más gente se conecta a internet y habla con otras gentes para informarse por otras vías, y ha empezado a descubrir que Botín, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, Francisco González, Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, Zapatero y compañía han montado una estafa colosal y que ya se ha empezado a cansar de soportarla.

Se han dado cuenta de que sí sabían que se iba a producir una crisis de gran envergadura, pero que la ocultaron para que no se viera la responsabilidad criminal de quienes la habían provocado: los bancos y las autoridades de los gobiernos y los bancos centrales que miraban a otro lado.

Se han dado cuenta de que las multimillonarias ayudas que les dieron a los bancos con la excusa de que así se iba a reactivar el crédito para que no se siguiera perdiendo empleo han sido también mentira, porque lo que han hecho los bancos con ese dinero ha sido emplearlo en especular con la deuda de los gobiernos y así extorsionarlos mediante el auténtico terrorismo financiero que practican las agencias de calificación para exigirles reformas que les den aún más ventajas.

Se han dado cuenta de que la reforma laboral, la de las pensiones, la de las becas y las ayudas a la educación, el recorte de los salarios y las que vendrán para modificar la negociación colectiva o para privatizar los servicios públicos, no tienen nada que ver con las causas de la crisis, sino que son la forma de abrir nuevos negocios para que sigan forrándose los mismos de siempre.

Y la gente empieza a darse cuenta de que ya no se puede soportar tanto engaño en nuestra vida política, con cientos de cargos imputados por corrupción sin que los dirigentes de los partidos les digan nada, con un bipartidismo favorecido por una ley electoral sencillamente no democrática, por créditos bancarios que nunca devuelven y por medios de desinformación propiedad de las grandes fortunas o de empresas y bancos que sólo informan de lo que les conviene. Es decir, miles de personas se han dado cuenta ya de que no vivimos en una democracia y de que, por tanto, hay que reclamar la Democracia Real cuanto antes.

Eso no es todo, porque también hay algo más. La gente que está en las calles, la que apoya a la que ya está en la calle y la que se va a ir sumando a la calle SÍ TIENE ALTERNATIVAS, aunque los políticos convencionales se empeñen en descalificarnos diciendo que somos antisistema (cuando en realidad es el sistema el que es antinosotros), que sólo sabemos protestar y decir que no.

Somos muchos y de sensibilidades variadas, pero basta ver los documentos que han ido circulando llamando a las manifestaciones para percibir que hay cuestiones comunes y básicas que nos unen a todos porque, por encima de nuestras diferencias, somos, sobre todo y simplemente, ciudadanos y ciudadanas que lo que queremos es algo tan elemental como democracia real y justicia de verdad.

Entre otras demandas que pueden verse en los documentos de Democracia Real Ya u otras organizaciones que apoyan las movilizaciones, como ATTAC, queremos que haya una ley electoral que no sea discriminatoria, que garantice la igualdad de todas las personas ante los procesos electorales, queremos una jurisdicción que expulse de la vida política a los corruptos, queremos leyes de medios que garanticen pluralidad y no la concentración perversa de ahora...

Queremos normas que garanticen que los banqueros y las grandes patronales no puedan extorsionar a los gobiernos ni imponer su voluntad a los poderes representativos. Queremos que las decisiones económicas las tomen aquellos que hemos elegido para que las tomen, y no otros disfrazados de mercados. Y que los mercados estén sometidos a la ética de la satisfacción social y no a la del lucro sin fin.

Queremos recobrar las empresas que los gobiernos concedieron a bajo precio a capitales privados y que ahora se llevan nuestro capital y nuestros beneficios a otros lugares despidiendo a nuestros conciudadanos y prestando servicios mucho peores y más caros.

Queremos una banca pública controlada estrictamente para que garantice financiación a los pequeños y medianos empresarios y a las familias.

Queremos medidas de urgencia para que se investigue a los responsables de la crisis y paguen con dinero y la cárcel por sus estafas, engaños y crímenes económicos aquí y en los paraísos fiscales.

Queremos una reforma fiscal que acabe con la injusta situación actual, que permite que los más ricos prácticamente no paguen y que hace recaer la mayor carga impositiva en los asalariados y pequeños y medianos empresarios de rentas más bajas, arruinando así a las clases medias y trabajadoras, que son el sostén de las democracias.

Queremos que los poderes públicos impidan desde ya que siga habiendo miles de familias que pierden sus viviendas a manos de las entidades financieras, que se penalicen las actividades especulativas y el que nuestro patrimonio natural y ambiental se siga destruyendo como hasta ahora sólo para que ganen dinero unos pocos desalmados.

Esto es más o menos lo que quieren estas personas, jóvenes y más maduras, que han irrumpido en nuestras calles como un tsunami que durará mucho más de lo que algunos se creen. No hace falta mucho debate para entender lo que piden, lo que pedimos. Es bastante elemental: que los culpables paguen el daño que han causado, que si antes han salvado tan generosamente a los ricos, salven ahora a las personas, y que se garantice que las decisiones que se toman en las instituciones políticas sean las que hayamos decidido los ciudadanos y ciudadanas cuando elegimos a nuestros representantes, y no, como está sucediendo, las que imponen los banqueros y grandes propietarios para salvar solamente sus intereses egoístas. Eso es todo lo que exigimos. De momento. —19 de mayo de 2011

* Juan Torres López es catedrático de Economía de la Universidad de Sevilla y miembro del Comité científico de ATTAC-España
(http://www.juantorreslopez.com)
Carlos Martínez es politólogo y ex presidente de ATTAC España
(http://www.carlosmartinezblay.blogspot.com)

3.6.11

Canciones de la Resistencia Española.

Este vinilo, publicado en Suecia en 197?, recoge una grabación en magnetófono, que a todxs os debe sonar. Para mí fue la música que me acunó en mis inicios revolucionarios.
Canciones de la Resistencia Española.
Su autor se mantuvo oculto, aunque todos sabían que era Chicho Sánchez Ferlosio, en ese momento, mediados de los 60, militante de la FUDE y del PCE (m-l). La cinta que circulaba en los primeros 70, la tiene xxxxx, grabada de casete a casete sin cables y no he conseguido pasarla a digital.
Si alguien tiene un casete original, en buen estado, ya podría hacer por pasarla.
El disco lo podéis descargar de la página del FRAP o en este enlace, que descarga directamente el archivo:




 Abrazos. Tomás Pellicer

2.6.11

Ese “Diccionario Biográfico Español” Otro corolario de la Inmaculada transición



Incluso a ciudadanos que no somos historiadores ni conocemos el oficio por dentro nos basta con mirar algunos de los nombres de la Real Academia de Historia para darnos cuenta que la carcundia más rancia domina a sus anchas y puebla densamente la Real institución. Que Luis Suárez, el autor de la voz “Franco” [1] de ese “Diccionario Biográfico Español” subvencionado con 5,8 millones de euros por las instituciones públicas, y con 500.000 euros más por la Fundación Botín (¡Dios los crea y ella se juntan apenas en cinco nanosegundos!), preguntado tras el escándalo levantado sobre si su entrada era o no equilibrada, responda que es “un texto objetivo sin juicios de valor (sic)” y que se ha “limitado a recoger lo que decían las noticias y la documentación”, que al hablarle de represión afirme que “eso no había que tratarlo en la biografía” y que “la guerra fue muy dura en los dos bandos”, o que al tocar el tema de la prohibición del catalán sostenga, feliz de conocerse a si mismo y de ser un ignorante de siete mil leguas, no sólo que “el catalán no estaba prohibido en absoluto” y que se utilizaba como “lo más normal del mundo”, sino que es ahora, precisamente ahora, “cuando se están prohibiendo el español en Catalunya” [2], que Luis Suárez, decía, haya sido capaz de formular todo este conjunto de insensateces e infamias sin mover un músculo y brazo en alto, es prueba casi concluyente del inmenso poder cultural del neofranquismo español. En las instituciones y fuera de las instituciones. Sabíamos de ello. Ganaron la guerra y el legado de su victoria sigue vivo y coleando. Ni reconciliación ni monsergas, eso son cosas de “señoritas”, “masones”, “eurocomunistas” y “antiespañoles”. El himno por la victoria de Contador sonó con la letra de Pemán. Todo cuadra. La transición no fue fácil. Derecha golpista en permanente estado de alerta, atentados de la extrema derecha fascista, Gladio, prisioneros políticos con muchos años de cárcel a sus espaldas y ansias de salir fuera, torturas policiales como pan nuestro de cada día, inmensos deseos de libertad entre la ciudadanía (y a un tiempo, neta mitificación de las conquistas políticas alcanzables y de la capacidad de intervención real transformadora en las instituciones públicas), son algunos de los elementos a tener en cuenta. A no olvidar. Pero, tres décadas más tarde, parece cada vez más obvio que el pacto de silencio, ese servilismo político-cultural tan poco medido y analizado, fue básicamente, por una parte, el olvido del inmenso legado cultural del republicanismo español integrador y de los valores socialistas que habían arraigado en un sector importante de la ciudadanía resistente antifranquista, y, por otra parte, la aparente democratización cultural de unas fuerzas políticas, económicas y sociales que no cedieron casi en nada y que siguieron defendiendo con la boca pequeña (o con la boca grande, dependió del momento y el lugar) el legado histórico del franquismo, “ese autoritarismo político que con, mano dura, demasiado dura en ocasiones, tan positivo había sido para el desarrollo económico de España”. De esos lodos estos barros abisales: unos callamos, no era el momento; otros no pararon de dar voces y de mover sus hilos e influencias. De todo aquello, todo esto. El “Diccionario biográfico” por ejemplo (cuyo coste, además, es una lección transparente de cómo se consiguen adeptos inquebrantables entre académicos, universitarios y “hombres de bien”. También aquí la pasta ayuda y da cohesión).
Por lo demás, no deja de sorprender por otra parte, es tema marginal, que un historiador de la altura y solidez de Ángel Viñas, del que tantos y tanto hemos aprendido, después de dar cuenta de unos 20 disparates académicos en la entrada “Franco” del Diccionario, finalice su artículo en Público señalando: “En definitiva, un grotesco intento de seudohistoria, en seguimiento de la estrategia estalinista de deformación del pasado”. No cabe desde luego ninguna nostalgia de Stalin ni ningún disimulo o duda sobre aquellas aberraciones historiográficas que le tienen como máximo responsable, pero ¿lo sucedido con el Diccionario neofranquista de la RAH cabe etiquetarlo como ejemplo de “estrategia estalinista de deformación del pasado”? ¿A qué viene apelar a procedimientos tan distantes aunque pueden tener más de un punto de contacto? ¿No será más bien este Diccionario un ejemplo de la importancia y las prácticas del revisionismo histórico de la extrema derecha española que llama “autoritario”, que no dictador porque sería “un juicio de valor”, al máximo responsable de asesinatos y fusilamientos de trabajadores cenetistas como José Arnal Cerezuelo en mayo de 1939, ciudadanos obreros que habían cometido el horrendo delito de sangre de estar sindicados? La revisión de la Segunda República, de la guerra civil, del franquismo, e incluso de la transición, del 23-F y de las tres décadas de Monarquía borbónica, no es ninguna estrategia estalinista sino revisionismo histórico-político de la rancia e incorregible derecha española. Y no sólo política desde luego.
PS. No sé si como IU pretende, habría que revisar o impedir la edición del Diccionario. Para futuras generaciones será todo un ejemplo de cómo se las gastaban los neofranquistas académicos. Leerán y no se acabarán de creerlo. Pero les enseñará.
Notas:
[*] La expresión del titular, como es sabido, es otro acierto del poeta, traductor, filósofo y profesor Jorge Riechmann.
[1] Voz revisada, como el mismo autor ha señalado, por la comisión de la RAH. Ni más ni menos.
[2] Público, 31 de mayo de 2011, p. 2.
[3] Angel Viñas, “Vuelve la seudohistoria”, Ibidem, p. 3.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 
inicio